¡NO TE LO SALTES! Pásalo

Una de las paredes del IES Valdespartera se ha convertido este curso en la voz de los estudiantes respecto a la convivencia. En ella, cada mes preside una frase y en un semáforo lucen mensajes que nos quieren hacer frenar ante lo indebido y dan luz verde a todo aquello que favorece una convivencia más satisfactoria.
Los “Hermanos mayores” decoraron por primera vez la pared el 22 de diciembre coincidiendo con la grabación del vídeo de “IES Valdespartera contra el Bullying”. Con esta temática el mes de enero tuvo como protagonista la frase “La diversión de unos es el sufrimiento de otros”.
En el mes de febrero, le han pasado el semáforo a los alumnos de 3ºA. Ha sido su momento de reflexionar en tutoría y consensuar los mensajes que querían transmitir al resto de compañeros del centro. En esta ocasión desde el grupo de convivencia queremos recalcar la fuerza de la palabra. Han optado por una bella frase de Teresa de Calcuta: “Las palabras amables pueden ser cortas y fáciles de decir, pero sus ecos realmente no tienen fin”.
Anuncios

Testimonio de una alumna ayudante, Elena Sango (2ºD)

Alumnos ayudantes es una experiencia que te da la oportunidad de ayudar a los compañeros del centro.

Cuando me eligieron para formar parte de de este grupo, me sentí muy feliz y orgullosa. Saber que tus compañeros confían en ti para contar sus problemas es muy reconfortante.

Lo bueno de alumnos ayudantes es que no trabajas solo. Me tranquiliza la idea de que haya profesores que se especialicen en estos asuntos para ayudarnos a tomar las decisiones correctas.

Al principio hicimos varias sesiones en las cuales nos formamos y nos conocimos mejor, alumnos y profesores.

A pesar de estar mucho tiempo en estas sesiones, te lo pasas muy bien y aprendes muchas técnicas sobre cómo mejorar la convivencia en clase o sobre cómo acercarte a una persona.

Poco tiempo después, comenzamos a reunirnos los viernes a la hora del recreo. Esta reunión semanal se llama “Observatorio de la convivencia”. Aquí los alumnos ayudantes de las distintas clases comentan los sucesos que han observado. Estas reuniones son muy importantes ya que en ellas buscamos una solución para los problemas. Eso sí, no siempre conseguimos resolverlos.

Con una pequeña acción se puede lograr una mejor convivencia.

Mi experiencia en alumnos ayudantes ha sido genial.

Elena Sango (2ºD)

Testimonio de un hermano mayor, Antonio Araiz (4ºC)

Mi experiencia como Hermano Mayor

Cuando me enteré de que se iba a desarrollar el proyecto de Hermanos Mayores en el centro me encantó la idea. Había oído que se hacía en otros institutos y me pareció una gran propuesta. Ayudar a los chicos que llegan nuevos al instituto favorece la convivencia y la integración. Este programa ayuda a empatizar con los alumnos de primero a partir de la propia experiencia de cada uno.

Yo recuerdo que llegué al instituto muy nervioso. Quería dar buena imagen e integrarme bien en el grupo. Además, la relación con alumnos de otros cursos era nula. Esta fue una de las razones por las que me apunté. Personalmente, en primero, habría preferido tener la figura de un chico o chica que ya conoce el centro que me ayudara. Así que, ya que yo no lo tuve, que puedan tenerlo todos los que cursen 1º ESO de ahora en adelante. Año tras año, la convivencia ha ido mejorando y proyectos como el de este curso harán que mejore aún más.

  Como Hermano Mayor no he tenido demasiada labor. Durante los primeros días de curso apenas un par de “hermanos pequeños” se acercaron a preguntarme. Confío en que esto se deba a que no han tenido ningún problema y no han necesitado consultarnos casi nada. Por eso, me parece genial que se le haya dado continuidad a los Hermanos Mayores en el proyecto de Convivencia Positiva. Así seguimos trabajando por crear buen ambiente y nuestro trabajo no queda reducido a acompañar a los más jóvenes durante la primera semana.

Tanto la sesión de convivencia con Marisa Aguerri como la jornada de fin de trimestre, el vídeo contra el acoso escolar o las obras teatrales en las que estamos trabajando son muy buenas iniciativas en las que estoy orgulloso de participar. También querría destacar que no solo se mejoran las relaciones entre los alumnos, sino también entre alumnos y profesores. Estas favorecen el ambiente de trabajo y mejoran el aprendizaje.

Espero que el programa vaya todavía más allá en futuros años y se consiga acabar con el acoso escolar en el centro.

Por eso quiero animar a todos los alumnos a involucrarse en el proyecto porque es una experiencia muy enriquecedora.

Antonio Araiz Gómez (4ºC)

Testimonio de una alumna ayudante, Mireia Martínez (2ºC)

ALUMNOS AYUDANTES:

Al principio no sabía muy bien que era porque era un proyecto nuevo en el centro, pero me apeteció participar por lo que oía que era de ayudar a gente.

Con la primera actividad que hicimos para formarnos como alumnos ayudantes aprendí mucho y me hizo reflexionar: Vino una chica que sabía mucho de estos temas, nos contó la historia real de una chica que se suicidó. Debatimos un poco del tema y ahí aprendí mucho la forma de pensar de cada persona; algunos pensábamos que empezó a mandar fotos a chicos para ganar atención, esto llevó a que gente pensara que por mucha atención que quieras no tienes que hacer eso, otros que la desesperación lleva a eso, y ahí pude ver la forma de pensar de cada uno. También nos dio un texto con una historia y había que buscar el culpable, al final de la actividad nos dimos cuenta que cada uno tenía una versión de la historia diferente, y durante la leíamos y debatíamos, muchas veces nos gritamos y nos enfadábamos. Con eso aprendimos que hay muchas versiones y que no hay que llegar al enfado.

Luego durante todo el año nos quedábamos los viernes y hablábamos sobre problemas en el centro. Salían muchos problemas de los que yo habitualmente no me enteraba. Lo que más me gustaba era poder solucionar problemas y ayudar a la gente. Hubo problemas directos hacia mí, yo no estaba mal, pero al intentar solucionar un problema una chica se enfadó conmigo, pero todo se solucionó.

Este año la actividad de formación que hemos hecho ha sido más para aprender que para reflexionar, también vino una chica de otro instituto que lleva mucho tiempo con alumnos ayudantes en su centro, y nos hizo varios juegos y una charla.

Además este año han añadido a los hermanos mayores que eso está muy bien porque ellos al tener más “experiencia en la vida” y habrán tenido más problema, pueden ayudarnos mucho más. Uno de los juegos era de poner etiquetas y ahí te das cuenta que según como seas, tu “etiqueta”, afecta a planes que se hacen. La siguiente actividad trataba de gente que contaba sus problemas y otro le ayudaba, y ahí nos enseñaron que influye mucho la forma en la que recibes y actúas cuando te cuentan un problema, porque es muy importante. Y por último la forma en la que pides las cosas según el tono que uses conseguirás una cosa u otra.

Para mi “Alumnos Ayudantes” ha sido un acierto, los alumnos han podido ser ayudados y otros alumnos han podido aprender. Me gusta mucho y espero que sigan con este proyecto y traigan a más gente para poder aprender. También que los profesores estén en el proyecto ayuda porque nos pueden ayudar con problemas complicados. Espero poder ayudar a muchas más personas y aprender mucho más. Por último decir que los alumnos ayudantes somos un alumnos, que os podemos entender.

Mireia Martínez (2ºC)